Accueil

¿CUAL ES EL ORIGEN DE LOS PROBLEMAS CON NICARAGUA? EXPLICA EL PRIMER GOBERNADOR DE SAN ANDRES

Por: Fabio Ramírez http://www.las2orillas.co/

Kent Francis James fue el primer gobernador de San Andrés y embajador ante la ONU, y más recientemente asesor del país ante las demandas de Nicaragua.

¿Cuál ha sido la efectividad de las leyes después de la Constitución del 91?

En cuanto a lo que necesitamos hacer para lograr detener el deterioro ambiental, social y económico ha sido claramente insuficiente.

¿Qué ha pasado con el Estatuto Raizal?

Ahí entran de nuevo el juego de intereses. En primer lugar, para hablar de Estatuto Raizal hay que hacer referencia necesariamente a Territorio Raizal. Y para nosotros territorio raizal es todo el archipiélago con su mar, ¿por qué de qué otro territorio podemos hablar? Sobre este territorio hay que diseñar una normatividad con prerrogativas, con privilegios especiales para este pueblo aborigen y así asegurar su supervivencia.

¿Qué ha pasado con las tradiciones isleñas, se están perdiendo?

Una cosa lleva a la otra. La gran población ha impuesto sus gustos y eso que le gusta a la gran población termina por gustarle al resto y en ocasiones termina incluso gustándote a ti mismo. Es como el fútbol. El fútbol era inexistente en nuestra cultura, entonces ¿por qué ahora este deporte es ahora el más popular? Porque el fútbol es de los deportes en el que su practicante debe hacer poco aporte económico: puedes jugar descalzo, puedes jugar con o sin ropa y puedes fabricar una pelota hasta con trapo y haces unas líneas imaginarias y ya está. En cambio, los deportes tradicionales de las islas siempre fueron deportes un poco más sofisticados: el básquetbol que tanto nos gusta y nos gustó, así como el béisbol. La avalancha de personas nos mostraron otras posibilidades, pero subsumiendo otras tradiciones.

¿Y que pasó con la música tradicional?

En la cuestión de la música y la cultura ha habido mucha sobreposición. Se sobrepone porque tú te relacionas con el que llegó. Aquí no ha habido una agresividad de tipo físico, no ha habido nada de xenofóbico, entonces los colombianos del continente pudieron y pueden convivir en los espacios nativos y sobrepusieron sus prácticas.

El año 1982 fue importante porque creamos un sello disquero con la Casa de la Cultura que nos permitió sacar el primer acetato de música tradicional de las islas. Viajamos a Bogotá, pagamos el estudio, grabamos, fuimos a una impresora de discos, prensamos e hicimos la carátula: se llamaba disco Casa de la Cultura. Con eso se facilitó muchísimo que los grupos da danzas pudieran ensayar. ¿Sabes que tocaba hacer antes de eso? Tocaba ir a ensayar en el grupo de Sandynoellis que tenía que tocar en vivo o el grupo de Bahía Sonora. Y pare de contar.

Al mismo tiempo venían de afuera, de los países cercanos, músicas más afines a la isla. Así llegaron músicas en acetatos y discos de Reggae, de Soka y Mentó que venían de las islas vecinas desde hace un buen tiempo.

(HD) CREOLE GROUP / INSIDE : AMPLIFICADO.TV (SAN ANDRES Y PROVIDENCIA) - YouTube

Hablando de los muchos caribes que existen ¿qué diferencias encuentras entre San Andrés y la Costa Caribe colombiana?

Kent Francis: Muchas. Para empezar, San Andrés debería convertirse en región. La Costa Caribe es continente, es distinto por más de que, incluso en la misma Costa Caribe continental nos quieran ver como costeños y más aún en el interior andino. Hay una característica fundamental que nos diferencian del Caribe continental: allá no hay islas, y las islas que hay no son oceánicas. Esto nos da un perfil totalmente diferente, y esto qué significa: que tienes que darte autonomía frente a la naturaleza. Digamos, una típica isla continental como Manhattan: en ella puedes copar toda la isla de urbanizaciones y acabar con todos los árboles porque a escasos dos minutos está el continente. Pero ¿tú te imaginas a San Andrés sin árboles, sin cocoteros? Nos morimos todos.

Deebemos cambiar nuestra concepción de desarrollom, éste debe ir orientado no a la masificación sino al medio. Debemos crear una transitoriedad del visitante: venga, mire, disfrute…y váyase.

La isla debe ser una región per se. Acá lo que estamos desarrollando es el mar para tener tierra y no tierra para tener mar, es exactamente al revés. Aquí lo que se impone es el mar. El Voto Caribe y la Región Caribe vendieron una idea de homogeneidad, lo cual es totalmente erróneo. Pienso que tendríamos más choques con región Caribe, tal y como se planteó en su momento, que como estamos actualmente.

La conectividad, siendo prácticos, es más efectiva con el centro que con la periferia y por eso lo que nosotros necesitamos es desarrollar alto grado deautonomía para que la conectividad con el centro sea una correlación y no una imposición y así nosotros poder establecer el tipo de política que requiere una zona de mar, una zona de región insular.

¿Qué tan cerca están las reivindicaciones de mayor autonomía y autodeterminación con las voces de separatismo?

Lo que ha generado esto fue el afán del centralismo, sobre todo la manifestación de desconfianza y de inseguridad que el gobierno ha tenido históricamente frente a las islas. Al ver que acá había una religión, idioma, prácticas y hasta aspecto físico diferente hizo creer al centro que acá permanentemente se fraguaban amenazas contra la soberanía nacional. Ántes éramos felices llamándonos colombianos y eso sí, teníamos muy claro que no queríamos ser ni británicos, ni norteamericanos, ni panameños pero cuando menos colombianos venían, y con esto me refiero a colombianos del continente porque nosotros también éramos y somos colombianos, fue cuando el sentimiento de colombianidad era mucho más fuerte y más vivo entre los isleños. Sabías, por ejemplo, que cuando los panameños se separaron de Colombia vinieron a la isla con la idea de que nos anexáramos a ellos bajo la custodia de Estados Unidos… ¿sabes? La gente se indignó tanto con la proposición que pasó algo que no pasa: se les negó incluso el agua a los que trajeron la propuesta.

 

DSC_0662

 

Nuestros antepasados dijeron Colombia sí, otra parte no. Pero Colombia nunca ha podido entender ni apropiarse de eso, siempre nos preguntan que si queremos o vamos a ser de otra parte…eso es pura inseguridad.

Y esto lamentablemente ha sido una constante a lo largo de la historia colombiana. La Constitución de 1886 excluyó y adoptó una uniformidad nacional donde el perfil de colombiano era ser católico, mestizo, e hispanohablante y el que no cuadraba en eso, como nosotros los del archipiélago, quedábamos sometidos a unas políticas bastante agresivas como para convertirnos u ocuparnos. Y eso, a pesar de la Constitución del 91, aún sigue pasando.

“Los reclamos de más autonomía, incluso, de separatismo, son llamadas desesperadas de auxilio…”.

Aquí nadie quiere ser de otro país pero sí están muy inconformes con Colombia. El sistema colombiano ha mostrado una ambición contraproducente sobre la posesión del territorio. He ahí el problema, problema ya clásico: querer colombianizar al isleño y no respetar y preservar su singularidad que no es otra cosa que preservar la riqueza y diversidad cultural de Colombia.

Hay partes de la historia tan tristes, como por ejemplo, cuando nosotros éramos un territorio mucho más grande que incluía la Costa de la Mosquitia en lo que hoy es la costa nicaragüense y las Islas Mangles, también apropiadas por ese país. Éramos una gran nación adherida a la Gran Colombia. Y desde 1822 todo ese territorio se integró a Colombia cuando nos gobernaba la Constitución de Cúcuta. Entonces, te transportas de 1822 hasta 1894: ¡son 72 años y durante 72 años toda la costa de la Mosquitia fue colombiana de hecho, sin perturbación alguna, pero en 1894 Nicaragua entra y la invade y Colombia no hizo nada…y sabes por qué creo que Colombia no hizo nada, porque no nos consideraban como colombianos!. y ¿qué pasó? terminamos en el año 1928 en el tratado Esguerra-Bárcenas entregando todo eso y uno dice: “¡bueno y no les dolió a Colombia entregarnos!” No sintieron nada. Y eso es un episodio olvidado de la historia nacional, un episodio que ni siquiera se menciona.Rr

Allí se ve reflejado la poca consideración de nacionales que tuvimos. Y ahora, todos estos problemas que vemos hoy con las demandas ante la CIJ son porque toda la Costa de Mosquitia ha generado derechos para los nicaragüenses. Y esa historia para mí es relevante porque es la que causa todos los litigios que tenemos hoy. Y eso es una clara invisibilización con la historia. Eso ocurre en 1894, ocho años antes que la segregación de Panamá. Al colombiano no se le habla absolutamente nada de ese episodio y está borrado de la historia y es la madre de todos los problemas limítrofes de hoy.

¿Habría que invertir la ecuación: en lugar de colombianizar a San Andrés y Providencia se deben buscar formas de, digamos, isleñizar al continente?

Kent Francis: Eso es cierto y puede ser una gran posibilidad de integración nacional. Eso ya sucede en Bogotá, y es algo muy plausible, pero es una vergüenza que el Distrito Capital haya expedido una Política Pública en reconocimiento del pueblo raizal ¡cosa que no ha hecho el estado colombiano!

Para profundizar sobre las opiniones que ha expresado Kent Francis en esta entrevista, se pueden leer las contribuciones que hace para el periódico EL ISLEÑO y para la revista digital Razón Pública:

http://www.elisleño.com

http://www.razonpublica.com/index.php/component/tag/kent-francis-james.html

 

 

Pages