Accueil

Ellos son los afrocolombianos del año

Ellos son los afrocolombianos del año

La mejor atleta del mundo, Caterine Ibargüen, encabeza el listado de los afrocolombianos del año, que también integran la actriz Karent Hinestroza, la ambientalista Francia Márquez, el académico tumaqueño Ricardo Antonio Torres y el periodista Eduardo López Hooker, entre otros. La distinción, que nació hace nueve años, es una acción afirmativa para exaltar el aporte de la población negra a la construcción de país.

Ricardo Antonio Torres, ganador en Academia

Es el investigador más citado en América Latina en tratamiento de aguas usando ultrasonido, tema al que le ha dedicado su vida académica. Nacido en Tumaco, Nariño, es químico y Máster en química de la Universidad del Valle, PhD en Química de la Universidad de Savoie en Francia, postdoctorado en Ingeniería Química y química aplicada de la Universidad de Toronto (Canadá). Pasó dos años y medio becado realizando investigación en la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza. 

Estando fuera del país, muchas veces le preguntaron “¿Usted vino a quedarse, cierto?” pero él siempre respondió: “No. Yo quiero volver a Colombia. Afuera hay muchas oportunidades, pero las necesidades están acá, hay mucho por hacer”.  Ya hace siete años que volvió al país, a la Universidad de Antioquia, donde creó el Grupo de Investigación en Remedación Ambiental y Biocatálisis, en el que estudian el tratamiento de aguas a través de métodos electroquímicos, fotoquímicos y sonoquímicos, entre otros.

Cuando estaba en el colegio, tuvo un ‘sueño loco’, dice. “Yo quiero ser Nobel de Química”. Hoy está entre los 10 más citados a nivel mundial en su línea de investigación. “Esa siempre fue la meta: formarme al más alto nivel y luego venir a Colombia a aportar con ese conocimiento adquirido”.

Afrocolombianos del Año 2018: primeros nueve nominados

Eduardo López Hooker, ganador en Medios y Periodismo

Periodista político de Noticias Uno, ganador del premio Simón Bolívar de Periodismo en 2018, reconocimiento que ya había obtenido en el año 2000. Comunicador social y periodista de la Escuela Superior Profesional (Inpahu), ha ejercido su labor en ciudades como Santa Marta, Manizales, y desde 1996 se radicó en Bogotá. 

Raizal, hijo de sanandresana, la preocupación por ese archipiélago siempre ha estado presente. “Lastimosamente, lo que más está afectando a nuestra gente es la delincuencia; la falta de salud, educación y la corrupción. Uno no quisiera mostrar lo malo de su propia casa, pero hay que limpiar y para hacerlo, hay que visibilizar la suciedad de tu casa. Así se genera mayor impacto en el marco nacional”, afirma. 

En su trayectoria periodística ha cubierto temas de política y orden público en medios como El Nuevo Siglo, La Patria, Colprensa; Noticiero de las 7, Canal Capital y  El Tiempo.

Divania Vanesa Contreras, ganadora en Joven

Nacida en la isla de Tierra Bomba, Cartagena, es la primera oficial naval oriunda de esa comunidad. A los 14 años ingresó como voluntaria a la Fundación Puerto Bahía para trabajar en la protección de derechos de los adolescentes, particularmente sensibilizando a los jóvenes sobre el tema de las enfermedades de transmisión sexual. Actualmente pertenece a la Fuerza Naval del Pacífico, al área de comunicaciones estratégicas pues es comunicadora social y periodista. 

En 2017, el mar se estaba comiendo las casas en su comunidad. Como forma de protesta, cerraron el canal de acceso a la bahía para que no entraran buques. Según cuenta, ni la alcaldía ni la gobernación respondieron al reclamo. La única organización que apareció fue la Armada y se unió a ellos, en la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla. Hoy quiere ser capitán de navío y retornar a su comunidad, Punta Arena, a servir desde su rol.

Afrocolombianos del Año 2018: segundos nueve nominados

Francia Elena Márquez, ganadora en Sector Social

Obtuvo en 2018 el Premio Goldman, considerado como el ‘Nobel de Medio Ambiente’ que le dio reconocimiento mundial como líder ambiental. Desde hace más de una década lucha contra la minería ilegal y proyectos extractivistas que tienen fuerte impacto en su territorio, en Suárez, Cauca. 

Para denunciar las consecuencias de la minería en su comunidad, organizó una movilización en 2014 junto a comunidades del norte de su departamento en la que caminaron hasta Bogotá exigiendo respuestas. Para Márquez, actuar por el ambiente es un deber del ser humano, sobre todo cuando “el planeta está a punto de colapsar”. El mecanismo que propone es la movilización para la resistencia. 

Esa lucha es una herencia de sus mayores, en el Consejo Comunitario La Toma, en Suárez, quienes le inculcaron el respeto por la armonía del territorio. Ganó también el Premio Nacional de DD.HH., en 2015, y fue invitada a la mesa de negociación Gobierno-Farc en Cuba, para hablar del impacto del conflicto armado en las mujeres y comunidades afro, indígenas y campesinas.

Javier Ferney Castillo, ganador en Ciencia y Tecnología

Profesor titular de la Universidad Santiago de Cali, encargado del área de Robótica del programa de Ingeniería Electrónica. En 2018 vinculó estudiantes y profesionales al campo de la robótica de rehabilitación y sistemas de tecnología de asistencia, logrando desarrollos para la comunicación alternativa en personas con parálisis cerebral mediante sistemas de bajo costo.  

Ha trabajado en temas asociados al desarrollo de Robótica para la tenencia responsable de mascotas. En conjunto con una universidad chilena avanza en un sistema para la investigación de problemas de aprendizaje en niños, con técnicas de investigación invisible, y lidera el desarrollo de sistemas robóticos para la rehabilitación cognitiva y física en niños en condición de discapacidad en asocio con la Universidad del Valle y la Universidad Federal de Espíritu Santo de Brasil.

Nacido en Tumaco, Nariño, es ingeniero electrónico con maestría en Automática de la Universidad del Valle, magister en Ingeniería Eléctrica con énfasis en Robótica de rehabilitación de la Universidad Federal de Espíritu Santo de Brasil y tiene doctorado en Ingeniería de la Universidad del Valle. 

Afrocolombianos del Año 2018: terceros nueve nominados

Karent Hinestroza, ganadora en Música y artes

Para la protagonista de la exitosa producción del Canal Caracol “La mamá del 10”, su papel como “Tina Manotas” representó la primera vez que Chocó era protagonista en la televisión nacional. Ese rol le dio la nominación a mejor actriz protagónica en los premios TV y Novelas.

Ha desarrollado una sólida carrera en cine y televisión. En 2009 inicia su aparición en la pantalla grande con el personaje Jazmín en la premiada película El vuelco del cangrejo. Realizó su primer protagónico en cine con la película “Chocó”, recibiendo por esta interpretación el premio a mejor actriz principal por parte de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Colombia, en los Premios Macondo del 2013.

Participó con un personaje co-protagónico, Caridad Murillo, en la serie “La Selección”, por el que recibió el Premio India Catalina de la televisión colombiana a la Actriz Revelación del año 2014 y la nominación a mejor actriz de reparto. Nacida en Timbiquí, Cauca, es licenciada en Arte Dramático de la Universidad del Valle con una sólida formación humanística, ética y gran calidad sensitiva para desarrollar propuestas artísticas.

L: Afrocolombianos del Año 2018: últimos nominados

Maryluz Barragán González, ganadora en Justicia y Derecho

Nació en Cartagena. Directora encargada del área de litigio del reconocido centro de pensamiento Dejusticia. Fue partícipe del primer pronunciamiento de la Corte Constitucional, en 2018, que obligó a las empresas privadas a tomar medidas contra el acoso laboral basado en raza.

Ha trabajado para la Sección Tercera del Consejo de Estado en temas de responsabilidad extracontractual, así como en la Oficina Jurídica de la Contraloría General de la República en temas de responsabilidad fiscal. Ha asesorado en materia de políticas de diversidad en el empleo público a entidades como el Departamento de la Función Pública y el Programa para Afrodescendientes e Indígenas de USAID.

Es abogada de la Universidad de Cartagena. Cuenta con una especialización en Derecho Administrativo de la Pontificia Universidad Javeriana y una maestría en Derecho de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA).

Alcibíades Hinestroza, ganador en Sector Privado

Líder de asistencia técnica del Centro de Investigación en Palma de Aceite de Fedepalma. Está al frente de la estrategia de extensión que permite hacer acompañamiento en asistencia técnica a más de 5.000 pequeños productores que en su mayoría están en regiones golpeadas por el conflicto, como los Montes de María, el Catatumbo o Tumaco.

Cree firmemente que la palma es uno de los pocos cultivos lícitos que pueden competir económicamente en las regiones más apartadas del país. Por eso, además del acompañamiento técnico, su labor se enfoca en el encadenamiento comercial para que los campesinos puedan mejorar su calidad de vida.

Nació en el Alto Baudó (Chocó). Es ingeniero agrónomo con grado de licenciado en ciencias agrícolas y recursos naturales de la Universidad Earth, en Costa Rica, con especialización en economía de recursos naturales y evaluación económica del impacto ambiental. Máster en dirección y administración de empresas.

Sacerdote Luis Armando Valencia, ganador en Educación

Nació en Quibdó y es el superior provincial de los Misioneros Claretianos en Colombia y Venezuela, lo que lo convierte en líder espiritual de 120 sacerdotes. Está al frente de los colegios claretianos en Cali y Bogotá, con 10.000 estudiantes, y Venezuela, con 2.000.

Rector de la institución universitaria Uniclaretiana, fundada hace 11 años en Quibdó, en cuyo proceso de construcción tuvo participación. El objetivo de Uniclaretiana es contribuir al acceso a la educación en las zonas marginadas del país. Como cabeza del proceso formativo de esa comunidad, orienta su labor bajo el principio de la educación liberadora.

Durante los momentos más duros del conflicto armado estuvo al frente de la parroquia de Riosucio, en el Bajo Atrato, donde acompañó el proceso ciudadano de resistencia pacífica a través de la consolidación de la Comunidad de Paz Nuestra Señora del Carmen.

Érica María Meneses, ganadora en Fuerza Pública

Sargento primero del Ejército Nacional, es una de las únicas dos mujeres que han recibido el destacado distintivo militar como jefa de salto en toda la historia de esa institución. Lleva cerca de una década como paracaidista y ha realizado más de 200 saltos.

“Ser mujer y estar uniformada es complicado, pues es un mundo de hombres. Pero a pesar de que somos muy pocas nos hemos dado nuestro lugar”, dice. Hoy es la primera suboficial del Ejército que cuenta con todas las especialidades de aire y tiene el distintivo de paracaidista experta en la modalidad de  línea estática.

Nacida en Amalfi (Antioquia), pasó su infancia y juventud en Medellín, hasta que ingresó al Ejército como auxiliar de enfermería, tarea que desempeñó por más de 12 años durante los momentos más críticos del conflicto armado colombiano. Ahora está al frente de las operaciones de salto militar, donde tiene la responsabilidad de garantizar la vida de los paracaidistas.

Mauricio Rodríguez Pabón, ganador en Sector Salud 

Nacido en Pasto, es el fundador y presidente de la Sociedad de Especialidades Oncológicas de Nariño (SEON). Inventó Samyt, un robot de telemedicina que presta servicios médicos especializados en regiones marginadas como Mocoa (Putumayo) y fundó el Instituto Latinoamericano de Investigaciones Oncológicas.

Cuando cursaba sexto semestre de medicina en la Universidad Cooperativa de Colombia, en Pasto, se dio cuenta de que solo había un oncólogo para todo el departamento de Nariño y quiso cambiar esa situación, consciente de que ese departamento es uno de los que presentan mayores índices de cáncer, particularmente gástrico, en todo el país.

Para hacerlo tuvo que irse a Argentina a estudiar una especialización en medicina interna en la Universidad de Buenos Aires, una subespecialización en oncología del Instituto Universitario del Hospital Italiano de Buenos Aires y una maestría en investigación clínica en esa misma universidad. Hoy el panorama sigue siendo difícil. Con él, son solo tres los oncólogos clínicos en todo el departamento de Nariño. “Es una brecha que hay que cerrar, por ejemplo, a través de las nuevas tecnologías”, afirma.

María Liliana Ararat, ganadora en Sector Público

Primera alcaldesa elegida por voto popular en Caloto (Cauca). Logró que su municipio subiera de la categoría sexta a la quinta a través de un proceso de fiscalización, gerencia y buenas prácticas administrativas para elevar los ingresos, trabajo que fue reconocido por el Departamento Nacional de Planeación.

Presidió la Asociación de Mujeres de Caloto, desde donde trabajó por aumentar la poca participación de la mujer en política en ese municipio.
Administradora de empresas y especialista en gerencia social, llegó a la administración municipal en la década de 1990 y desempeñó distintas labores hasta llegar a ser tesorera en 2010.

Como alcaldesa de Caloto ha tenido que estar al frente de la situación de orden público que atraviesa el norte del Cauca, por la confluencia de actores armados en el territorio.

Pages