Accueil

Omara, la novia que siempre enamora con su voz

Omara, la novia que siempre enamora con su voz

La tarde habanera se hizo música en el Teatro Martí. “La novia del feeling” regaló este domingo un recital con las canciones de su nuevo disco Omara Siempre, un repertorio de temas conocidos por el público cubano entre los que se encuentran clásicos como Lágrimas Negras, Veinte años y Noche cubana.

El nuevo álbum, nominado al premio Grammy Latino 2018 en la categoría Mejor Álbum Tropical Tradicional y lanzado en mayo pasado por la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), contiene 11 canciones con nuevos arreglos del músico Alain Pérez, quien además de acompañar a la cantante en Amarte no me cuesta nada, fue productor del fonograma.

Durante el concierto, el salsero Isaac Delgado, el productor Alain Pérez y los músicos Ethiel Faílde y Rodrigo Sosa, hicieron dueto con “la novia del feeling” en un recital que sirve de apertura a la gira que Portuondo llevará a escenarios de Santiago de Cuba, Villa Clara, Cienfuegos y Matanzas.

Durante la tarde de este domingo, en pleno concierto, la Egrem y el público cubano felicitaron a la diva del Buena Vista Social Club, quien celebrará su cumpleaños 88 este 29 de octubre.

Concierto:

Omara Portuondo (Voz)
Victor Campbell (Piano)
Rodney Barreto (Batería)
Andrés Coayo (Percusión)
Roberto Vázquez Ley (Contrabajo)

Temas:

Noche cubana (César Portillo de la Luz)
Lo que me queda por vivir (Alberto Vera)
Tal vez (Juan Formell)
Amarte no me cuesta nada (invitado Alain Pérez / Gradelio Pérez y Alain Pérez)
La rosa oriental (Ramón Esiguil)
Veinte años (María Teresa Vera)
Lágrimas negras (Miguel Matamoros)
Tres palabras (Osvaldo Farrés)
Para el año que viene (invitado y autor, Isaac Delgado)
Sábanas blancas (Gerardo Alfonso)
Yo vengo a ofrecer mi corazón (invitados Ethiel Faílde y Rodrígo Sosa / Fito Páez)

El Teatro Martí fue escenario del concierto Omara Siempre. Foto: L Eduardo Domínguez/ Cubadebate.

Post-scriptum: 
Omara y Alain Pérez en el Teatro Martí. Foto: L Eduardo Domínguez/ Cubadebate.