Accueil
Homenaje en el 30 aniversario de su asesinato

LA CONTRIBUCION ISRAELI AL ASESINATO DE MONSEÑOR ROMERO.

Por Maria Poumier, París, Francia

A lo largo de los 30 años transcurridos desde 1980, se ha descubierto la magnitud de los trabajos sucios del Estado de Israel en el mundo entero; Israel es reconocido ya como organizador de los peores atentados terroristas, “de falsa bandera”, es decir atribuidos a musulmanes, aunque esto no se diga en forma oficial (Ver los documentos de [http://www.voltairenet.org->http://www.voltairenet.org] ). El reciente escándalo del asesinato de un dirigente de Hamás en Dubai, con la colaboración de agentes israelíes infiltrados en la policía de varios países europeos, ha sido una prueba más de que la técnica de los asesinatos organizados por Israel contra personalidades hostiles no se limita al territorio de Palestina. Felizmente, en estos días, se ha descubierto que el presidente Obama está practicando un embargo discreto contra ese país, negándose a autorizar el envío de determinados pertrechos militares a Israel.

Lo afirma el World Tribune:
[http://www.worldtribune.com/worldtribune/WTARC/2010/me_israel0217_03_18....>http://www.worldtribune.com/worldtribune/WTARC/2010/me_israel0217_03_18.... .

En cuanto al asesinato de Monseñor Romero, conviene recordar que su altísima figura de defensor del pueblo estaba en sintonía con la teología de la liberación, y la emergencia de sacerdotes que se convertían en dirigentes revolucionarios como los hermanos Cardenal en la vecina Nicaragua. Ninguna dinámica popular con presencia de la Iglesia ha agradado jamás a Israel, como lo demuestran por ejemplo sus ataques constantes al presidente Chavez. En esta etapa en que cada nación de América busca cicatrizar las heridas de las guerras internas fratricidas del pasado, conviene recordar la responsabilidad de un pequeño país extranjero, desprovisto de cualquier escrúpulo, en incentivar conflictos, alimentar en armas y transmitir experiencia maquiavélica a los gobiernos más represivos de América, y especialmente al de El Salvador.

A continuación copiamos extractos de textos publicados en 1981 por uno de los primeros israelíes espantados por los crímenes de sus conciudadanos, el socialista Israel Shahak, autor de Historia y religión judías, el peso de 3000 años (se puede leer en línea en varios sitios web, por ejemplo [http://ww.taringa.net/.../Israel-Shahak,-Historia-judía-religión-judía.html->http://ww.taringa.net/.../Israel-Shahak,-Historia-judía-religión-judía.html], reeditado en Madrid, ed. Antonio Machado, con prólogo de Edward Saíd y Gore Vidal, en 2002). Los dos textos siguientes están retomados de El Estado de Israel armó las dictaduras de América latina, por Israel Shahak, “Censurado en el Estado de Israel”, Editorial Canaán, Buenos Aires, 2007.

{{1. El estado de Israel armó las dictaduras en América Latina
Por Israel Shahak, ensayo publicado en Zu Hadereck, 25 de marzo – 22 de abril de 1981.}}

.. “Según las informaciones del Instituto para las investigaciones sobre la paz, de Estocolmo, el Estado de Israel fue en 1980 la fuente del 83% de las importaciones de armas de ese gobierno de asesinos. El mundo entero (salvo Israel por supuesto) pudo ver por televisión las carabinas Galil y las metralletas Uzi en manos de los homicidas.
En muchos países, entre los cuales varios de Europa occidental, incluso a veces en los Estados Unidos, los comentaristas destacan;

... estas personas (mujeres, niñas, religiosas, sacerdotes) cayeron bajo las balas de las Uzi, de las Galil; [tal] aldea fue bombardeada por los aviones Arava construidos en Israel.

La prensa publicitaria occidental, especializada en la promoción de este tipo de pertrechos, describe a los Arava como aparatos “comerciales” rápidamente transformables en militares, y enumera detalladamente la cantidad de soldados, bombas y cañones que son capaces de transportar. Únicamente los medios israelíes omiten la publicación de estos hechos. Y luego nos preguntamos:
‘ ¿Por qué será que no nos quieren?, e invocamos el ‘antisemitismo’ o ‘el dinero árabe’ en lugar de preguntarnos cuál es nuestra responsabilidad por lo que acontece en el mundo.”

{{2. Las armas de Israel apuntan a los “terroristas” en América latina,
Por Penny Lernoux, National Catholic Reporter, 25 de diciembre de 1981 (extractos)}}

“Según el Stockholm Race Researchistitute, Israel ha estado proveyendo cuatro quintos de las armas militares salvadoreñas. Estas icluyen 25 naves de transporte de rápido despegue y aterrizaje Arava, 18 caza bombarderos Dassault Ouragan reacondicionados, 6 Aerosptiale Fouga Magíster “trainers” reparados, y grandes cantidades de metralletas Uzi y rifles de asalto Galil.

En el comercio internacional de armas, sólo los ítems militares mayores no pueden evadir la atención. Las ventas de pequeñas armas, municiones, repuestos y equipo policial y electrónico, rara vez son publicitadas, y sólo salen a la luz cuando ocurre un accidente o un error inesperado.

Uno de los mayores traficantes en estas ventas secretas es Israel. Como todos estos traficantes, no se interesa en la política de los clientes sino en su capacidad para pagar.

En América latina, Israel provee de equipos modernos a las fuerzas policiales locales, incluida la policía guatemalteca, que ha sido condenada por Amnesty Internacional y otros grupos d derechos humanos por su parte en los escuadrones de la muerte oficiales, responsables del asesinato de miles de personas.

... Otro grupo israelí [aparte de los representantes oficiales del ejército], compuesto por oficiales retirados del ejército y gente de negocios con buenas relaciones, proveen “material sofisticado y asesoramiento para la guerra contra las actividades internas (sic) y el terrorismo”, según las propias palabras del grupo.

La organización “antiterrorista” está encabezada por el general Rehavam Sadi Ze’evi, ex asesor antiterrorista del primer ministro israelí Menahem Bejín, este mismo un terrorista con práctica desde la época de la guerra ‘de independencia’ de Israel. ... Z’evi dijo que su grupo estaba “preparado para dar cualquier ayuda a todo gobierno que no esté en contra del Estado de Israel”. Cuando se le preguntó en qué podía consistir la ayuda, enumeró sofisticados equipos policiales israelíes y “soluciones adecuadas”, una frase que hizo recordar a los campos de concentración nazi.

‘Deseamos llegar a un punto en que más y más gobiernos derroten al terrorismo con la ayuda israelí’, concluyó el general. En vista de la estrecha identificación del gobierno israelí con los regímenes militares latinoamericanos, conviene suponer que, por terrorismo, el grupo del general se refiere a toda acción emprendida para protestar contra la represión militar, sea insurrección, o la documentación de la tortura oficial. Sucede que esa es la definición de la administración Reagan también, y no es ninguna coincidencia que Israel sea el más estrecho ‘subrogado’ de Washington en América latina.

La pena es que ni el gobierno [israelí] entiende los procesos históricos que se están dando en América Latina, ni que sus “terroristas” pueden ser los luchadores por la libertad de otra gente.”